martes, 29 de octubre de 2013

El espionaje por la NSA involucró a ocho peruanos


Luego que el periódico brasileño 'O Globo' reveló que la Agencia de Seguridad Nacional (NSA), dependiente del Departamento de Defensa de los Estados Unidos, desplegó operaciones de espionaje en varios países de América Latina, entre ellos el Perú, la canciller Eda Rivas pidió explicaciones a la exembajadora norteamericana Rose Likins sobre dichas actividades.

La respuesta que recibió Rivas fue que ocho peruanos habían sido objeto de seguimiento por la NSA, informaron fuentes de la Cancillería.

No se precisó si el espionaje se hizo mediante el pinchado de los teléfonos de los sospechosos ni de sus cuentas de Internet, tampoco cuántas veces ni durante cuánto tiempo duraron las acciones de la NSA.

Para justificar las acciones de la NSA en territorio peruano, se argumentó que los "objetivos peruanos" eran sospechosos de mantener vinculaciones con organizaciones terroristas y del narcotráfico.

La Cancillería ha recibido información sobre la identidad de los connacionales sometidos a la investigación de la NSA, pero las fuentes evitaron proporcionar los nombres y apellidos. Solo confirmaron que Estados Unidos aseguró que había "suficientes indicios" sobre las presuntas relaciones de los peruanos espiados.

Las actividades de espionaje de la NSA en el mundo –que incluye la penetración en las comunicaciones por Internet, en las redes sociales, correos electrónicos y otros medios–, sin autorización de los respectivos gobiernos, fueron puestas al descubierto por el ex consultor de la agencia Edward Snowden.

De acuerdo con la información filtrada por Snowden a importantes medios de comunicación, la NSA utiliza el 'Programa PRISM' para aplicar la vigilancia electrónica sin respetar fronteras en cualquier parte del planeta.

Otro programa secreto es 'Boundless Informant' (Informante Ilimitado), para obtener información de las comunicaciones mediante Facebook, YouTube, Google y Microsoft, entre otros.

La respuesta de la agregada de prensa de la representación diplomática estadounidense, Leslie Núñez Goodman, fue: "No comentaremos públicamente acerca de las presuntas actividades de inteligencia ni (de) los presuntos contenidos de conversaciones diplomáticas privadas".

El exconsultor Edward Snowden filtró en junio de este año al diario 'O Globo' que la NSA espiaba a México, Venezuela, Argentina, Colombia, Chile, Ecuador y Perú.

Luego, en setiembre, la revista brasileña 'Istoé' publicó que la NSA tenía instalada una base en la isla Ascensión, ubicada en el Atlántico, entre África y Brasil, desde donde intercepta las comunicaciones de los países latinoamericanos, entre ellos Perú.

De acuerdo con la investigación de 'Istoé', no desmentida por los Estados Unidos, desde Ascensión –que pertenece al Reino Unido–, la NSA espía conversaciones telefónicas, correos electrónicos y las redes sociales de Internet.

La publicación brasileña señaló que el objetivo del espionaje no solo son los casos de terrorismo y narcotráfico sino otros de interés económico, financiero y relacionados con los recursos naturales.

La presidenta brasileña Dilma Rousseff protestó ante el gobierno de Barack Obama e instó a los países víctimas de las actividades de espionaje de la NSA a concertar alguna forma de protección para impedir la interceptación de las comunicaciones.

Con los recientes destapes de Snowden de que la NSA pinchó las conversaciones de varios jefes de Estado europeos, entre ellos la canciller alemana Angela Merkel, ha crecido la necesidad de un consenso mundial de crear un foro, o aprovechar las Naciones Unidas, para discutir el tema de la seguridad de las comunicaciones ante la intromisión de países como Estados Unidos que han desarrollado tecnologías para espiar millares de teléfonos, correos electrónicos y cuentas en las redes sociales en tiempo real.

¿En silencio?

El propósito es prohibir el espionaje electrónico que vulnera fronteras o se apliquen sin autorización de los Estados.

El gobierno del presidente Ollanta Humala se ha cuidado de manifestar una protesta por las actividades de espionaje de la NSA porque recibe cooperación norteamericana en la lucha contra el terrorismo y el narcotráfico.

Estados Unidos provee al Perú del sistema de escucha 'Constellation', que permite el pinchado en simultáneo de centenares de comunicaciones telefónicas por celular y ha contribuido con ubicar a cabecillas de Sendero Luminoso y capos del tráfico internacional de drogas.

Algunas fuentes del sector inteligencia deslizaron que entre los peruanos espiados estarían Orlando Borda Casafranca, "camarada Alipio", y Martín Quispe Palomino, "camarada Gabriel", abatidos durante la "Operación Camaleón", líderes militares de Sendero Luminoso (SL) en el valle de los ríos Apurímac, Ene y Mantaro (Vraem), el último 11 de agosto, en Llochegua.

Para la ubicación de "Alipio" y "Gabriel", de acuerdo con las fuentes de inteligencia que participaron en la "Operación Camaleón", se usó extensivamente el espionaje electrónico.

Este diario consultó sobre el caso de espionaje de la NSA en el Perú a la presidenta de la Comisión de Inteligencia del Congreso, Ana María Solórzano. Empero, luego de requerir tiempo para "empaparse del tema", no volvió a responder las llamadas telefónicas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario