martes, 26 de noviembre de 2013

Alarmante: 20% de mujeres que son víctimas de violencia vuelven con sus agresores


Tras fallecer luego de recibir 8 puñaladas en su cuerpo por parte de su conviviente, Reyna Cruz Chino (21) se convirtió en la sexta víctima de feminicidio en la región.

Otras dos salvaron de la muerte luego de ser agredidas por sus parejas eventuales y otras intentar acabar con sus vidas cansadas de tanto maltrato y humillación.

Estos peligrosos casos han llevado a Tacna a ubicado entre las cuatro regiones con mayor incidencia de feminicidios en lo que va del año.

Según las estadísticas que dispone el Centro de Emergencia Mujer (CEM) en Tacna, en el año se han reportado 501 casos de violencia familiar, de estos 452 fueron contra mujeres.

La principal causa de violencia es la psicológica con un 57% de los casos, seguido de las denuncias por violencia física 35% y un 8% son del tipo sexual.

Según la especialista del CEM, Cecilia Montoya, el más peligros de los tipos de violencia es el psicológico ya que a las víctimas puede llevarlas a la depresión y realizar acciones que atenten contra su vida al tener una autoestima baja.

Ellas ejercen una dependencia emocional donde destruyen su autoestima, y se someten a varones que son controladores, chantajistas, manipuladores y bajo la premisa de los celos justifican las agresiones a las que las someten.

Esto es conocido como el síndrome de Estocolmo donde las víctimas defienden a sus parejas al sentir que las va a dejar y no podrán continuar con sus vidas.

Más alarmante es encontrar que las víctimas de agresión pese a denunciar el hecho ante el CEM, un 20% vuelve con su agresor sin tener un acompañamiento profesional que genere un cambio de conducta en la pareja y en algunos casos desisten de las denuncias.

Luego de unos meses al ser de nuevo golpeadas vuelven a denunciarlos, pero ante el temor de quedar solas y desamparadas prefieren callar perdiendo así la oportunidad de liberarse de las personas que las oprime.

El 93% de las víctimas que llegan al CEM tienen un riesgo de ser dañadas en su integridad personal y un 13% ya recibió una amenaza de muerte de su pareja.

El CEM atiende hasta 50 denuncias al mes y proyecta al término del año recibir 600 víctimas. En el 2012 se recibió 572 denuncias.

El incremento de denuncias no sería por que se incrementa la violencia sino porque las mujeres toman conciencia que pueden recibir asesoría legal, psicológica y social para recuperarse del trauma sufrido.

Pero no solo en el CEM las mujeres desisten de las denuncias ya que en las sección de familia en las comisarías de la región el 10% de las víctimas desisten de formalizar una denuncia contra sus cónyugues y no acuden al médico legista para certificar la agresión que sufren.

Las denuncias mayormente se reportan en los distritos de Gregorio Albarracín, Ciudad Nueva, Alto de la Alianza y el centro poblado Augusto B. Leguía.

Solo en la comisaría de Gregorio Albarracín se han reportado más de mil denuncias por violencia familiar de estas el 90% se dieron contra mujeres.

Siendo las principales causas de las agresiones denunciadas en las dependencias policiales por celos, problemas económicos, falta de comunicación, el exceso de las bebidas alcohólicas.

Siendo la mayoría de casos presentados por personas migrantes de otras regiones del país en especial de Puno y la selva del país.

Por su parte la especialista en comunicaciones del CEM, Jeannette Dávila, anotó que el 2000 fue el último año que la Organización Mundial de la Salud realizó un estudio sobre la violencia hacia las mujeres, donde el 51% de las entrevistadas indicó que sufrió algún tipo de violencia en su vida.

Agregó que el consumo de bebidas alcohólicas no es una excusa para agredir a sus parejas al demostrarse que sólo el 26% de los agresores estaban bebidos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario