viernes, 1 de noviembre de 2013

Columna de opinión: Verdades del show por el arsénico


¿Realmente es posible declarar en emergencia el agua? ¿Qué significa declarar en emergencia el agua potable que consume Tacna? ¿Por qué no declaran en emergencia  el recurso hídrico de Tacna?

El asunto es claro, se declara en emergencia  un lugar por el impacto que sufre la gente en su salud; y en Tacna,  la Dirección de Salud y el Ministerio de Salud,  tienen problemas  para demostrar efectos de contaminación sobre la salud humana, simplemente porque no hacen seguimiento de los efectos de la contaminación existente, sea cual sea la causa.

Por ejemplo debería hacerse un estudio de los efectos de la contaminación  que sufre la población por el arsénico,  cianuro, y  los relaves en  Toquepala, por citar algunas causas. Pero no hay un estudio, menos un seguimiento, increíble pero cierto.

En tal sentido, los argumentos de quienes se han atrevido a plantear una emergencia del agua que consume Tacna por la presencia del arsénico, tiene más bien una motivación propagandística de crear una falsa alarma, para desprestigiar a alguien, que a todas luces se nota es la actual gestión edil de Tacna.  La “bulla” por el arsénico  es un “show”, que forma parte de una estratégica maniobra de contra campaña política en  desmedro de entidades como la EPS. Todo este escándalo es una pena porque se han metido en el show hasta una congresista haciendo notar su pobre conocimiento.

La existencia del arsénico en el agua, es real, y su control esta normado, la ley siempre fijó medidas mínimas, lo que ocurrió, es que, el 2010 se reformó estas medidas permisibles, bajándose de 0.05  hasta 0.01 de mg por litro. Es decir, si en la pasada gestión de Torres la EPS distribuía agua con 0.05 de arsénico, ahora en la gestión de Carita esa misma medida no sería correcta, en consecuencia , en la actualidad el agua que distribuye la EPS solo puede tener 0.01.

Pero debemos  aclarar también, que lo ideal es lograr agua potable  limpia y pura, pero las aguas que bebe Tacna, provienen de fuentes  altoandinas cuya característica es volcánica y geotermal, con alto contenido de arsénico, a tal punto que el agua de un pozo en la Yarada,  es más limpia y de mejor calidad.

Sin embargo,  para algunos “vivos”, el tema del arsénico, no es un motivo para  afianzar criterios  y proponer soluciones, sino más bien, para manchar a alguien que compite en la política local,  intentando hacer creer a la gente que hay un solo responsable, cuando en realidad el tema  es de toda la existencia de Tacna.

Entonces, de qué se trata todo el show del arsénico,  que motivó  la intervención equivocada de nuestra  congresista, que exige declarar en emergencia el agua potable;  y la presencia de una consultora de la OMS tratando de explicar la realidad técnica, cuestionando inclusive, el  último análisis de la DIRESA por omisiones técnicas.

Lo que ocurre en realidad, son sospechas, es decir sospecho que el arsénico causa enfermedades,  así como podríamos sospechar que las familias de los trabajadores de Southern tienen cáncer  porque inhalan todos los días los vapores contaminados con reactivos de los relaves que pasan en medio del asentamiento humano (Toquepala), podemos sospechar que el agua que bebe Tacna ya contiene cianuro por que el canal Uchusuma  pasa a 50 metros de los pozos cianurados de MINSUR.

Por ello,  resulta necesario que el sector salud tome en serio sus funciones y desarrolle estudios que determinen a ciencia cierta los verdaderos efectos en la salud de todo elemento contaminante. Ojo nadie niega  probables efectos.

En conclusión,  la propuesta de declarar  en emergencia el agua que consume Tacna, es una propuesta tuerta y caprichosa,  lo correcto sería declarar en emergencia el recurso hídrico de Tacna, para ordenar su uso,  impulsar la agricultura,  y para  lograr agua potable de calidad para todos. En este tema también  me gustaría escucharla a nuestra  congresista.

No hay comentarios:

Publicar un comentario