miércoles, 13 de noviembre de 2013

Desactivan grupo de DDHH dirigido por Martha Chávez


¡Disolver! Se impuso la democracia frente a la intolerancia. Maniobra aprofujimorista se cae.

Con nueve votos a favor y seis en contra, la Comisión de Justicia del Congreso de la República decidió desactivar el Grupo de Trabajo de Evaluación de la Política de Derechos Humanos que dirigía la legisladora fujimorista Martha Chávez Cossío. En un intenso debate que se prolongó por cerca de cuatro horas, se dejó sin efecto que Chávez siga siendo la polémica coordinadora del grupo de DDHH del Congreso.

Entre las funciones de dicha subcomisión se encontraba el tema de cómo proteger los derechos humanos de los peruanos en el exterior y hace unos días se le agregó dos más: el seguimiento a la respuesta que da el Estado peruano a los organismos internacionales de derechos humanos y el seguimiento a las conclusiones del informe de la Comisión de la Verdad y Reconciliación (CVR).

Esta última se encargó de evaluar los daños causados durante los 20 años de conflicto armado interno en que estuvo sumido el país desde 1980 hasta el fin de la dictadura fujimorista, en el año 2000. Entre las conclusiones de la CVR –además de dar por sentado que la mayoría de asesinatos fue responsabilidad de grupos terroristas como Sendero Luminoso– se consideró las violaciones a los derechos humanos perpetrados por las Fuerzas Armadas, tanto durante el primer gobierno aprista, con el comando Rodrigo Franco, hasta el gobierno fujimontesinista, con el tristemente célebre grupo Colina. De ahí a que la congresista Martha Chávez lance amenazas en contra de los integrantes de la CVR y sea apoyada por el aprista Mauricio Mulder.

Hacia las tres de la tarde de ayer, la primera en llegar a la sesión ordinaria de la Comisión de Justicia fue la protagonista de esta historia, la congresista Martha Chávez. Luego desfilarían sus compañeros de bancada Rolando Reátegui, Octavio Salazar, Julio Rosas y Pedro Spadaro. Llegó también el legislador aprista Mauricio Mulder (quien votó a favor de que Martha Chávez se quede en el cargo) y el presidente de dicho grupo de trabajo, el pepecista Juan Carlos Eguren. Además, como nunca, se hicieron presentes todos los miembros del partido de gobierno que integran la Comisión de Justicia: Ana Solórzano, Teófilo Gamarra, José Urquizo, Omar Chehade, Martín Rivas y Cenaida Uribe. Asimismo, la congresista de Acción Popular - Frente Amplio, Rosa Mavila, quien recibió la mayor parte de los ataques fujimoristas. Igualmente se apersonaron el legislador de Solidaridad Nacional, Heriberto Benítez, Víctor Crisólogo por Perú Posible y Mariano Portugal de Unión Regional. Este último se retiró antes de la votación.

Apenas iniciada la sesión, Chávez Cossío solicitó que la Comisión de Justicia “no se meta en asuntos internos de grupos de trabajo ya constituidos”., Ese fue su primer intento de aferrarse al cargo.

Luego de que el legislador Juan Carlos Eguren hiciera cumplir los procedimientos de una sesión ordinaria de la comisión que preside, se pasó finalmente a la votación para definir el tema que pasaría a ser la orden del día.

Ya en pleno debate, la congresista Rosa Mavila sostuvo que su argumento para que Martha Chávez no dirija un grupo que tenga que ver con los derechos humanos, era más que técnico, político. “No es posible que tres representantes de una misma agrupación política elijan a Martha Chávez como representante de los derechos humanos, no de la comisión sino de todo el Congreso de la República”, dijo Mavila en referencia a la ratificación de Chávez en el grupo de DDHH en donde solo votaron ella y sus copartidarios Pedro Spadaro y Julio Rosas. Asimismo, señaló que no es un asunto solo de defensa de la Comisión de la Verdad, sino de los derechos humanos en su conjunto. “Este tema va más allá de la CVR, es un tema de derecho”.

Mientras la representante de izquierda, Rosa Mavila, realizaba su alegato, se hizo presente en la sesión el fujimorista Juan Díaz Dios, quien, junto con Martha Chávez, conversaba con su grupo de asesores.

Cuando le tocó el turno de hablar a la representante del fujimorismo puro y duro, aprovechó para despacharse en contra de Mavila, dejando entrever una supuesta relación de la congresista con el grupo terrorista Sendero Luminoso. “¿Cuántas veces ha estado Rosa Mavila en Ayacucho alentando a la lucha armada en los patios de la Universidad San Cristóbal de Huamanga? Hay testigos”, vociferó Martha Chávez.

Ante el ataque, Mavila respondió primero con un contundente discurso apelando a su conocido enfrentamiento a las fuerzas de SL. “Quien les habla se enfrentó al número dos de Sendero Luminoso, Osmán Morote, en los patios de la Universidad San Cristóbal de Huamanga, en pleno apogeo de ese grupo terrorista. Yo nunca he sido ni acusada, ni procesada por subversión. Por esa actitud de la señora Martha Chávez es que me muestro en contra de que coordine un grupo de derechos humanos”, puntualizó la legisladora.

En fin. Las funciones del desactivado grupo que dirigía de facto la fujimorista Martha Chávez, pasarán a tratarse en el seno de la Comisión de Justicia y Derechos Humanos. Si bien las comisiones parlamentarias tienen la facultad de crear y anular grupos de trabajo en el momento que les parezca conveniente, no existe probabilidad de que se vuelva a plantear que Chávez Cossío presida un grupo de trabajo de DDHH, puesto que la reacción de las bancadas está prevista. Heriberto Benítez respiró aliviado: “El bien siempre triunfa sobre el mal”.

DATO 1

En pleno debate, el legislador José Urquizo, parafraseando el ya conocido discurso del expresidente Alberto Fujimori –el del 5 de abril de 1992, cuando desapareció el Congreso de la República gestando un golpe de Estado–, dijo: “Lo que yo propongo es disolver, disolver el grupo de trabajo presidido por Martha Chávez”, provocando las risas de todos los asistentes, excepto las de los fujimoristas

DATO 2

Cual manotazo de ahogado, Martha Chávez también pidió consultar a la Oficialía Mayor si era posible proceder o no a la anulación del grupo de derechos humanos. Evidentemente no tuvo éxito. Con ocho votos a favor y solo seis en contra, se rechazó su pedido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario