sábado, 2 de noviembre de 2013

La solitaria tumba del primer obispo de Tacna


Como si estuviera destinado a permanecer en  la soledad eterna, los restos de monseñor Carlos Alberto Arce Masías, el primer obispo de Tacna, permanecen solitarios en la cripta de los obispos ubicada en el sótano de la Catedral de la Ciudad Heroica.

Otros tres obispos tacneños fallecieron, pero ninguno fue sepultado en esta cripta. El féretro de Arce Masías es el único que terminó en este lugar por voluntad de su familia.

El lugar se ubica en la cúpula del templo mayor. Es un ambiente oscuro, la construcción es de piedra de cantería, al igual que la estructura de toda la catedral.

Una luz tenue se filtra por la parte superior de la cúpula. El paso de los años se hace evidente, la humedad ganó la mayor parte del espacio. En medio de toda la oscuridad solo resalta la lápida de la tumba de monseñor Arce Masías, no tiene flores, ni siquiera una vela encendida.

A este lugar solo se accede con la venia del actual obispo, Marco Antonio Cortés Lara. Con él llegamos hasta el mausoleo. La autoridad eclesiástica reconoce que hace falta mayor atención a este espacio, y que no se permite el ingreso al público porque no hay las condiciones necesarias.

Monseñor Carlos Alberto Arce Masías fue consagrado como Obispo de Tacna el 15 de julio de 1945. Fue el primer religioso en ocupar este importante cargo. Tras pasar por los obispados de Huánuco y Piura, dejó de existir en enero de 1963 en la ciudad de Lima.

Por decisión de su familia, sus restos fueron trasladados hasta la Ciudad Heroica y desde hace 50 años reposan en la Catedral.

Monseñor Cortés Lara, precisa que los otros tres obispos de la Diócesis de Tacna que dejaron de existir fueron Alfonso Zaplana, Óscar Cantuarias y Óscar Alzamora, pero fueron sepultados en la capital por decisión familiar.

“No es obligatorio que los obispos sean sepultados en la cripta, eso queda a consideración de la familia o personas allegadas”, dice.

ABRIR AL PÚBLICO

Monseñor Cortes Lara, indica que entre los planes que tiene la Diócesis está incluir a la cripta de los obispo en un circuito turístico que se pretende realizar en la misma Catedral.

“Son muchas las personas que no la conocen, por eso creemos que es necesario hacer un museo que permita además poner a conocimiento de la población, toda la historia de la Diócesis, entre ellas, las reliquias que poseemos”, dijo.

El proyecto para la construcción de este museo y la restauración de toda la catedral, debía ser ejecutado por la Municipalidad Provincial de Tacna, institución con la que se firmó un convenio en la gestión anterior, sin embargo hasta el momento no existe resultado alguno.

“Dicen que la esperanza es lo último que se pierde, aún le queda un año a la actual gestión, durante ese tiempo esperamos que pueda lograrse algo y que se avance el proyecto”.

Y aunque no se sabe si algún día alguna alma acompañará los restos del obispo Arce Masías, con el proyecto turístico, al menos, tendrá la visita y compañía de los vivos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario