martes, 28 de enero de 2014

Chile adelanta que ubicación del mar que pasa a Perú duraría hasta gobierno de Bachelet


Luego de emitirse el fallo que le pone punto final a la controversia de delimitación, el ministro de Relaciones Exteriores de Chile, Alfredo Moreno, admitió que los intereses de su país eran conservar toda la zona que tenían antes de que Perú presente la demanda ante la Corte Internacional de Justicia.

Sin embargo, el canciller sostuvo que era consciente que cualquier escenario se podía dar en manos de los magistrados del tribunal internacional. En esa línea, no es tan malo solo perder un área de, aproximadamente, 21 mil km2.

“La expectativa era mantener todo lo que Chile tenía. Por lo menos se permitió que tengamos lo más importante, la soberanía, la pesca y nuestra zona marítima. Pero no queríamos que fuera delimitado en las 80 millas, manifestó en declaraciones a Canal 13.

Precisó que, por un momento, pensó que la sentencia le iba a ser totalmente adversa a los intereses de su país, luego que el juez Peter Tomka sostenga que los tratados de 1947 y 1952 no hacen referencia a delimitación marítima.

“Nos hubiera gustado antecedentes más claros, la defensa chilena tuvo que hacer un esfuerzo enorme. Cuando dijeron que lo del tratado del 52' no delimitaba, lo sufrimos y pasamos un momento difícil”, contó.

Sostuvo que el Perú y Chile deben comenzar a trabajar en la ubicación exacta del área marítima que pasará a manos de nuestro país. Si bien reconoció que no hay un plazo determinado para esta tarea, indicó que lo más probables es que se realice en el próximo gobierno de Michelle Bachelet.

“Nadie puede dar un número exacto. La ubicación exacta va ser determinada por un trabajo conjunto. Ambos países deben hacer las mediciones y hacer eso va tomar un tiempo. Hay que comenzar hablar con Perú y esto puede extenderse hasta el próximo gobierno. No sabría decir cuánto puede durar. Lo que interesa es aplicarlo bien y lo antes posible. Ambos países deben trabajar bien”, afirmó.

En otro momento, Moreno intentó ponerle paños fríos al descontento de algunos de sus ciudadanos sobre la pérdida de esta zona marítima. Según afirmó, el área que pasará a manos peruanas no tiene demasiada pesca, al punto que solo se ve afectado el 0.1 % de esta actividad económica en Arica.

“Ellos pedían 38 kilómetros y ahora reciben 22, no sé si para ellos es correcto, ahora solo reciben parte de la zona exclusiva, pero la mayor zona de pesca está en la parte chilena”, puntualizó.

No hay comentarios:

Publicar un comentario