domingo, 23 de febrero de 2014

Mil 500 escolares del colegio FAZ cumplirán el tercer año sin poder tener aulas propias


El local del colegio emblemático Francisco Antonio de Zela (FAZ) tiene la apariencia de una vieja casona embrujada. Las grietas en sus paredes y el manto de polvo que cubre sus siete pabellones le dan ese aspecto. A ello se suma que la mala suerte le persigue desde mayo de 2012 en que fue declarado inhabitable y hasta la fecha no puede ser reconstruido.

Esta institución de 84 años de antigüedad, conocida como Unidad de Mujeres FAZ, fue declarada de alto riesgo por Defensa Civil y este año las estudiantes tampoco podrán retornar a sus aulas.

El director del plantel, Fredy Atahuachi Mamani, explica que las cerca de mil 500 alumnas cursarán el año académico 2014 en las aulas de seis diferentes colegios de la ciudad. Todas las menores estudiarán en el turno de tarde.

Atahuachi sostiene que este será el tercer y último año en que las escolares harán clases en aulas prestadas.

Señala que la obra de reconstrucción de la institución educativa FAZ está a puertas de ser lanzada a licitación por el Ministerio de Educación.


DEMANDA

A pesar de las condiciones en que se encuentra el colegio  FAZ, la demanda de matrículas es alta. Esta situación fue criticada por la Dirección Regional de Educación porque mientras existen amplios centros educativos en la periferia de la ciudad, que no logran cubrir las vacantes que ofrecen, los padres de familia insisten en las matrículas de sus hijas.

“No podemos obligar al padre de familia a que matricule a su hija en otro colegio. Se trata de un tema casi emocional. Los padres quieren que sus hijas no rompan el vínculo con el colegio, por eso hacen el sacrificio de esperar la reconstrucción”, declara Atahuachi.

No obstante, reconoce que de todas maneras la población escolar se ha reducido en un 10% desde el 2012.


PROTESTAS AYUDARON

Para Yashyn León Mamani, presidente de la Apafa del colegio FAZ, es un logro de los padres de familia que el proyecto de reconstrucción esté a un paso de concretarse. Fueron ellos, acompañados de sus hijas, quienes protestaron en las calles en varias oportunidades exigiendo al Gobierno iniciar los estudios para el proyecto.

Afirma que las trabas burocráticas y el centralismo del Ministerio de Educación son los principales motivos por los que la elaboración de los estudios de factibilidad y el expediente técnico de la obra tardaron dos años. Sin embargo, León considera que el tiempo de espera habría sido mayor si los padres no hubiesen alzado su voz de protesta.

De acuerdo al expediente técnico, la demolición y reconstrucción del FAZ, valorizados en 30 millones 700 mil soles, se ejecutarán en un año exactamente. "Se espera que el 2015 nuestras hijas dejen de estar como gitanas de lado a lado y cuenten con un colegio propio", indicó.

Agregó que les gustaría hacer una breve reunión antes de entregar el colegio para la demolición. "Da pena ver que el colegio donde estudiaron nuestras hijas, y muchas otras generaciones, será destruido”, confiesa León.

Y es que, desde su fundación, la institución educativa FAZ se convirtió en el alma máter de la mujer tacneña. Por sus aulas pasaron decenas de promociones de mujeres que luego se destacaron a nivel local y nacional. 

No en vano se encuentra ubicado frente a la Plaza de la Mujer, donde cada 28 de agosto se inicia la Procesión de la Bandera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario