jueves, 6 de febrero de 2014

Perú ingresa a era satelital con acoplamiento de nave rusa


El acoplamiento en régimen automático de la nave rusa de carga Progress M-22M con la Estación Espacial Internacional (EEI) colocó hoy a Perú a punto de sumarse a los países latinoamericanos capaces de utilizar servicios de satélites geoestacionarios.

Las 2,5 toneladas transportadas por el carguero hasta el complejo orbital incluyen al satélite Chasqui 1, proyecto conjunto desarrollado por técnicos de la Universidad Nacional de Ingeniería (UNI) de Perú y del Centro Universitario Estatal de Kursk, en el suroeste ruso.

Tripulantes de la EEI deberán colocar en la órbita ese ingenio durante una de las caminatas en la ingravidez programadas para este año, confirmó la agencia espacial rusa Roscosmos.

De acuerdo con el programa de vuelo, una vez orbitado, Chasqui 1 transmitirá mensajes de saludo confeccionados por niños a posibles civilizaciones extraterrestres, añade la nota circulada a medios periodísticos.

Los países latinoamericanos que anteceden a Perú en proyectos satelitales con resultados concretos son Argentina, Bolivia, Brasil, Ecuador, México y Venezuela. Nicaragua avanza en los preparativos del programa Nicasat-1.

Progress M-22M trasladó también a la EEI un contenedor con peces dorados para el experimento ruso-japonés Acuario-AQN que se desarrollará en el espacio denominado Jaxa Aquatic Habitat (AQH) en el módulo nipón Kibo, conectado en el segmento norteamericano del complejo orbital.

Un grupo numeroso de larvas de mosquitos y lombrices arribaron, asimismo, al laboratorio cósmico internacional como parte de una investigación sobre el impacto a largo plazo de la microgravedad y la radiación espacial sobre los seres vivos.

Comunicaron las fuentes a la prensa que los científicos esperan obtener nueva información respecto a la posibilidad de conservar durante tiempo prolongado huevos de moluscos inferiores y determinar sus capacidades regenerativas tras ser sometidos a vuelos espaciales.

Como es habitual en el caso de las naves transportadoras, Progress M-22M llevó también a la EEI combustible, equipos, repuestos, alimentos, agua y oxígeno para los cosmonautas y recambios para experimentos científicos en marcha.

A bordo del complejo orbital permanecen en estos momentos los rusos Oleg Kotov, Serguéi Riazanski y Mijail Tiurin, junto a los astronautas estadounidenses Michael Hopkins y Rick Mastrachio y el japonés Koichi Wakata.

No hay comentarios:

Publicar un comentario