jueves, 16 de octubre de 2014

Historiador Efrain Choque escribe sobre Jacinto Gomez y Omár Jiménez


Los tacneños estamos ad portas de un nuevo desenlace electoral: debemos elegir entre un político pragmático y popular como Jacinto Gómez y un médico lego en política.

“Jacinto” como lo conocen sus miles de electores y amigos, nacido en Tacna (comunidad campesina de Borogueña, Ilabaya) tiene sus orígenes en la vida política en los años 80 cuando fue el primer alcalde del distrito del Alto de Alianza, por izquierda Unida que en Lima lideraba Alfonso Barrantes con  la confluencia de los partidos populares como el PC, PUM, Patria Roja, entre otros.

El médico Omar Jiménez nacido en Chiclayo, goza del apoyo de los sectores medios y altos de la sociedad local, vinculados a la actividad minera y los transportes, como la Cámara de Comercio. No tiene un recorrido político que mostrar, a no ser que fue captado por otro empresario y militar metido en temas políticos como Valdez Dancuart. Su relación con este grupo político, de reciente data, lo llevó a plantear su admiración por las APP (Asociación Público-Privadas) o concesiones en educación y salud, y con ello mostrando su predilección por la privatización de los servicios a los que los sectores populares difícilmente acceden.

En cambio Jacinto Gómez, es un político pragmático. De su militancia de izquierda paso a engrosar las primeras filas del partido Vamos Vecino durante los años de la dictadura fujimorista, seguramente para “lograr más atención financiera y obras” para su pueblo, como solía hablar. Este pragmatismo, lo llevó a remozar sus posiciones políticas desde un partido como Renacimiento Andino en la campaña pasada, presentándose en alianza con Martorell. Sin embargo a diferencia de Martorell y el propio grupo que lo cobijó, Jacinto Gómez presentaba una campaña con sus posiciones originales de izquierda.

En presente campaña 2014, reaparece Jacinto Gómez, con un discurso renovado y un grupo político “Vamos Perú” que lo cobija, con sus posiciones pragmáticas y populares. De su último discurso dado en la avenida Leguía, podemos recordar su admiración por la política popular del presidente Evo Morales, de quien se siente su admirador. Realmente es cercana su condición de políticos populares procedentes de las canteras y comunidades aymaras del Bajo y el Alto Perú. De Jacinto los sectores populares pueden reclamarle un giro más sostenido a estas posiciones para reorientar la agenda regional a favor de un programa de gobierno de este signo. Los sectores mineros y pro-mineros seguramente le reclaman una cuota de poder y una tranquilidad para sus operaciones, con un uso del agua y recursos naturales sin turbaciones. Esta en este líder popular, dar el giro o golpe a favor del pueblo de Tacna o también hacer un flaco favor de las pretensiones del puñado de socios de la “Cámara de Comercio”, entre otros grupos de presión.

El pueblo de Tacna creo que no puede cifrar mayores esperanzas en el médico empresario Omar Jiménez, por su inexperiencia política y sus vínculos con los grupos de poder económico.

Atrás quedó ya la falta dicotomía que un candidato es “cholo” y el otro “gringo”, o que el uno es “profesional” y el otro con “tercero de primaria”. No hay peor ignorancia que la ignorancia política. Esta no permite discernir que detrás de cada discurso o propuesta hay una defensa de los intereses económicos y financieros como del sistema político general.

Veamos quien ofrece y garantiza posiciones cercanas a  nuestros intereses, es decir los intereses de los sectores populares de la región.

Fuente: http://efrainchoque.blogspot.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario