martes, 14 de octubre de 2014

Más mujeres de 20 a 29 años se divorcian por falta de comprensión en la pareja


La mayor causa de las separaciones conyugales y de los divorcios registrados el año pasado fue la falta de comprensión entre la pareja, según un análisis realizado por el Instituto de Ciencias del Matrimonio-Familia.

El estudio, elaborado a partir de la Encuesta Nacional Demográfica y de Salud 2013, señala que la mayor proporción de mujeres separadas por esa razón se dio en el rango de edades entre los 20 y 29 años (26 %); mientras que en segundo lugar están las que tienen entre 30 y 39 años (24 %).

Además de la falta de comprensión, otra razón importante por la cual se dan las separaciones es la infidelidad del hombre, que entre las mujeres de 40 a 49 años llega al 46 %; en tanto que entre las de 30 a 39 años es del orden del 41 %, y del 31 % en el caso de las mujeres entre los 20 y 29 años.

Esa causa (la infidelidad) representa el 18 % de los procesos de divorcios y separaciones conyugales; es decir, ocupa el segundo lugar después de la falta de comprensión, indica el análisis de Familia.

La violencia física, sexual o psicológica también es otra causa de separación o divorcio, siendo la razón en el 21 % de la incidencia de mujeres de 20 a 29 años; el 18 % en el caso de las féminas de 30 a 39 años, y en el 16 % de aquellas mayores a esa edad.

El 5 % del total de separaciones fue motivado por el incumplimiento por parte del compañero de sus deberes de padre y esposo. Por esa razón se separó el 9 % de las mujeres de 20 a 29 años y el 9 % de las de 30 a 39; en tanto que en el caso de las de 40 a más fue del orden del 8 %.

Asimismo, el 23 % de los divorcios o separaciones obedeció a otras causas y el 3 % a conductas corruptas o inapropiadas por parte del hombre.

No quieren crecer

José María Tejada, terapeuta del citado instituto, explicó que la razón de la "falta de comprensión" obedece a que muchas veces el hombre no quiere crecer, pese a que ya reconoce ser adulto y tiene responsabilidades como tal.

"Muchos hombres padecen el síndrome de Peter Pan y a veces encuentran a su 'Wendy' (personaje del cuento) que lo protege y siempre le da otra oportunidad, porque es permisiva y piensa que va a cambiar", comentó.

En cuanto a la infidelidad, el especialista dijo que muchos hombres que ya pasaron la mitad de la vida (los 50 años) no quieren renunciar a la juventud, por lo que buscan como pareja extramatrimonial a una jovencita, quien, por interés o la seguridad que el hombre maduro le puede ofrecer, le hace caso.

"Entonces, sienten que ellos son jóvenes y que sus esposas son viejas, y se muestran felices en todos los aspectos, sin darse cuenta de que en la mayoría de los casos las jovencitas solo buscan sacarles el máximo provecho y luego dejarlos. Eso se llama el síndrome de la viuda negra", explicó.

No hay comentarios:

Publicar un comentario