viernes, 26 de diciembre de 2014

Relevan a altos mandos del Comando Conjunto, Marina y Fuerza Aérea


El jefe del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas, general EP Leonel Cabrera Pino, y los comandantes generales de la Marina, almirante Carlos Tejada Mera, y de la Fuerza Aérea, general del aire Jaime Figueroa Olivos, dejarán de cumplir funciones por decisión del Ejecutivo.

Hasta ayer solo se oficializó en el diario El Peruano el relevo del general del aire Jaime Figueroa, quien estaba por cumplir dos años en el puesto en el que se le nombró el 27 de diciembre de 2012. Hoy será reconocido como nuevo comandante general de la FAP el teniente general Dante Arévalo Abate, quien se desempeñaba como jefe de Estado Mayor de su institución.

En cambio, el comandante general de la Marina, almirante Carlos Tejada, el 18 de diciembre completó dos años y siete meses como máxima autoridad naval. Debido a su desempeño, en los últimos meses fuentes castrenses señalaron que el mandatario Ollanta Humala tenía pensado designarlo como jefe del Comando Conjunto, pero el almirante Tejada solicitó pasar al retiro.

De aceptar el jefe del Estado el requerimiento de Tejada, deberá resolver el relevo en la Comandancia General de la Marina. Es que también se producirá el relevo del jefe del Comando Conjunto, general Leonel Cabrera, quien recién asumió funciones el 26 de diciembre de 2013 y tenía un techo de dos años.

La decisión de Humala respondería a un criterio de renovación generacional.

De acuerdo con la ley, el presidente de la República escoge al jefe del Comando Conjunto entre los oficiales más antiguos de los institutos armados. Descartándose al teniente general Dante Arévalo, designado comandante general de la FAP, debería escoger entre el Ejército y la Marina.

En el caso del Ejército, indicaron las fuentes, el comandante general, general EP Ronald Hurtado Jiménez, es de menor antigüedad respecto al vicealmirante Wladimiro Giovannini y Freire.

Hurtado es de la promoción 1980 Héroes de la Guerra del Pacífico. Giovannini, de la promoción 1978 y es el segundo después del almirante Carlos Tejada. Ejerce como jefe de Estado Mayor de la Marina.

Con esta lógica, el mandatario Humala tendría como opción nombrar al vicealmirante Wladimiro Giovannini como jefe del Comandante Conjunto.

En consecuencia, a la Comandancia General de la Marina podría ser designado el vicealmirante Edmundo Deville Del Campo, quien en la actualidad se desempeña como Comandante General de Operaciones del Pacífico.

Deville pertenece a la promoción 1980, al igual que el director general de Capitanías y Guardacostas, vicealmirante Jorge Moscoso Flores.

RENOVACIÓN MAYOR

Según fuentes del Ministerio de Defensa y de los institutos castrenses, el almirante Carlos Tejada y el general Leonel Cabrera han dejado la valla alta en sus respectivas posiciones.

Tejada es uno de los comandantes generales que más tiempo ha permanecido en su puesto. Cumplió el rigor de los dos años en el cargo como señala la ley, el 18 de mayo de este año, pero el presidente Humala aplicó la prerrogativa de ampliar sus funciones.

El almirante Carlos Tejada caracterizó su gestión por un vigoroso proceso de modernización y de recuperación de las capacidades operativas del instituto naval.

El programa de largo aliento de Tejada incluyó la rehabilitación de las unidades de superficie y submarinas, así como la construcción de patrulleras marítimas, plataformas de acción social en la Amazonia y un buque escuela a vela, entre otros. Después de que el 29 de diciembre Tejada reciba al BAP Tacna, procedente de Holanda, donde fue reacondicionado, se publicaría la resolución de su pase al retiro.

En el periodo de Tejada, además, se recuperaron las capacidades de exploración, vigilancia, búsqueda y salvamento de la Aviación Naval, y, por cierto, la Marina tuvo un papel determinante en el proceso judicial ventilado en el tribunal de La Haya sobre la definición de los límites marítimos con Chile.

En el caso del general de división Leonel Cabrera Pino, integrante de la promoción 1977 Coronel Mariano Aragonez, su gestión se caracterizó por una fuerte presencia de las unidades militares en el valle de los ríos Apurímac, Ene y Mantaro (Vraem), la consolidación de las zonas de donde han sido erradicadas las células armadas terroristas y una permanente relación horizontal con las poblaciones del área de conflicto.

Pero también correspondió al periodo del general Cabrera responder al notorio incremento de los vuelos de avionetas del narcotráfico. Acciones conjuntas de patrullas militares y policiales permitieron la ubicación y destrucción sistemática de pistas clandestinas para narcoavionetas, también la intervención de aeronaves que aterrizaban para cargar la droga o ya estaban listas para decolar con la carga ilegal.

En el Vraem las tropas han quedado en posición de asestar el golpe final a los Quispe Palomino.

UN CARGO DE DURACIÓN MUY VOLÁTIL

La jefatura del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas es uno de los cargos con mayor alternancia desde  que asumió la presidencia Ollanta Humala.

Al iniciar su gobierno, Humala nombró al general EP Luis Howell Ballena, a quien debió relevar como consecuencia del fracaso de la Operación Libertad para liberar a trabajadores de Camisea secuestrados por Sendero Luminoso, en la selva del Cusco, adyacente al Vraem, en 2012.

En lugar de Howell, el jefe de Estado nombró al vicealmirante José Cueto Aservi, el 18 de mayo de 2012. Un año y siete meses después, el 26 de diciembre de 2013, Humala relevó a Cueto y designó al general Leonel Cabrera.

El cambio de Cueto se produjo pocas semanas después del estallido del caso del resguardo ilegal a Óscar López Meneses. Los implicados usaron el nombre y la posición de José Cueto para pedir seguridad a la residencia el ex operador montesinista López Meneses.

Aunque todavía le quedaba un año, el jefe del Estado decidió relevar a Leonel Cabrera del CCFFAA.

No hay comentarios:

Publicar un comentario