lunes, 11 de mayo de 2015

PPK propone reducir impuestos y retomar grandes inversiones


Pedro Pablo Kuczynski, candidato a la presidencia, propone formalizar la economía con impuestos a las utilidades más bajos y retomando los grandes proyectos de inversión.

El acercamiento al asesor político Luis Favre, su cambio de posición frente a la Ley de Régimen Laboral Juvenil, las idas y venidas acerca de la renuncia a su pasaporte norteamericano y las soluciones que Pedro Pablo Kuczynski propone para formalizar la economía y dinamizarla hablan de su carácter político, más pragmático que ideológico. A puertas de iniciar oficialmente su campaña – el 16 de mayo en Villa el Salvador – SEMANAeconómica conversó con el candidato de Peruanos por el Cambio (PPK).

¿Qué propone para enfrentar la desaceleración?

Hay mucho por hacer. El precio del cobre a niveles de US$3 ó US$4 la libra –factor clave detrás del enorme crecimiento del país en la última década– se acabó por un buen rato. La producción minera cayó el año pasado. Es necesario avanzar los grandes proyectos y dar un impulso fiscal con inversión pública en cosas chicas que se pueden hacer más rápido: ampliar y reestructurar los más de 40 mil colegios públicos, continuar con el trabajo en pequeños caminos, pistas y carreteras, entre otras muchas cosas. [Está también] el destrabamiento para la inversión, la mejora de la administración en las regiones (cuya ley existe pero no se está implementando como debería) y generar confianza en grandes proyectos como el gasoducto del sur, la Línea 2 del Metro de Lima, Conga –el cual por el momento no veo factible– y el proyecto minero Tía María. Éste se nos está yendo de las manos y eso es muy grave.

¿Tiene solución?

Hace falta un plan de promoción de inversiones tanto desde el punto de vista ambiental como el regional. Todos sabemos dónde están los grandes proyectos mineros: en esas áreas hay que hacer un avance social. En Tía María, por ejemplo, se deben colocar reservorios en el río Tambo que aumenten la extensión agrícola. También es importante que se promueva una etapa de mayor industrialización de la minería, donde no se exporten sólo concentrados.

Ha hablado además de la importancia de ampliar la base tributaria, lo que parece una tarea aún complicada para la Sunat.

La formalización es clave, pero es impopular. Las pequeñas empresas, que son las que más empleo generan en el país, le tienen un temor terrible a la Sunat por si esta les investiga todo su pasado. Pero debería solo evaluarse desde el momento en que las empresas ingresan al sistema formal. Hay que crear un sistema fácil, con impuesto a las utilidades mucho más bajo –yo digo 10% por 10 años– y facilitar que contraten trabajadores poniendo un seguro de desempleo general, el que reemplazaría a la CTS en caso de los nuevos formales y que generaría mucha actividad.

Respecto al régimen laboral, ¿hacia dónde considera finalmente que debería apuntar una ley laboral juvenil?

Hay que facilitar la contratación de gente joven. Hoy no existe flexibilidad laboral y eso debería de ser modificado, pero a cambio de generar más trabajo. No objeto que se aumente el sueldo mínimo, pero ese sólo afecta a 800 mil trabajadores, el 5% de la fuerza laboral. Lo realmente importante es crear más empleo.

Se ha hablado mucho sobre su acercamiento a Luis Favre. ¿Ya acordó que sea su asesor?

Aún estamos conversando, no hay nada firmado. Para el próximo mes deberíamos ya tener un acuerdo. Fernando De Szyszlo dijo que contratarlo demuestra mi desesperación, pero está bien equivocado. Aquí no hay desesperación, hay pragmatismo. Antes de Favre hablamos con muchos, y la campaña anterior no tuvimos ninguno: él es el consultor político que mejor conoce el Perú.

No hay comentarios:

Publicar un comentario