viernes, 22 de enero de 2016

Militantes del partido de Julio Guzmán renuncian y cierran local de campaña


El partido Todos por el Perú, que lleva de candidato presidencial a Julio Guzmán, empezó a restar en lugar de sumar. Sus directivos, seguidores e incluso parte de sus aspirantes al Congreso de esta región advirtieron irregularidades y renunciaron a la agrupación política.

Las cabezas visibles del Comité de Apoyo, Olbert Oquendo y Juan Carlos Díaz, acusaron a María Teresa y Micaela Guzmán, hermanas de Julio Guzmán, de manejar el partido y poner a “dedo” a los aspirantes al Parlamento.

Los precandidatos voceados eran Sandra Gonzáles, Gisella Román, José Cáceres y José Ibárcena.

Estos tres últimos desistieron de ir en la terna de postulantes. Aducen que no hay democracia interna, como pregona el líder de esta tienda política. Junto a ellos también se alejaron entre 180 a 200 inscritos como militantes, en su mayoría jóvenes.

Ibárcena señaló que en la última reunión que sostuvieron con las hermanas Guzmán y el dirigente nacional Manuel del Águila recibieron maltrato. “Hemos quedado decepcionados porque no hay transparencia”, comentó.

Por su parte, Gisella Román reveló que David Laura, otro dirigente del sur, le dejó mala impresión porque quiso venderle polos y folletos para que haga su campaña.

Para Cáceres, se eligen a los candidatos sin consultar a las bases. Por eso, en aras de la democracia, prefirió alejarse. Gonzáles es la única que aún sigue como postulante al Congreso por este partido.

Los renunciantes retiraron las pancartas y cerraron el local de apoyo en la esquina de las calles Junín y Arequipa. Exhortaron a los militantes y ciudadanía a reflexionar y si es posible votar en blanco el 10 de abril.

No hay comentarios:

Publicar un comentario