viernes, 3 de junio de 2016

Premian recuperación de tradición andina para combatir anemia en Perú


La organización Acción contra el Hambre fue premiada por recuperar una técnica precolombina utilizada por las culturas andinas para conservar la carne, con el objetivo de combatir la anemia entre los niños menores de tres años en la sierra central de Perú.

El proyecto "Anemia No", desarrollado en la provincia de Huanta, Ayacucho, ganó el premio de la Fundación Mapfre a la mejor iniciativa en promoción de la salud, con una dotación de 30,000 euros (33,800 dólares al cambio actual), que será entregado el lunes 6 de junio por la reina Sofía.

La intervención, que se desarrolló entre 2012 y 2015, permitió reducir la anemia en doce puntos porcentuales, del 74 al 62 por ciento, informó la agencia Efe.

Acción contra el Hambre rescató un método ancestral de conservación de la carne, conocido como "charqui", que es socioculturalmente aceptado por las familias, fácil de preparar y al que pueden tener acceso en su cesta de la compra por su costo.

El director de Acción contra el Hambre en Perú, Iván Baztán, explica a Efe que el "charqui", que consiste en sangre, vísceras o carne deshidratadas, se había perdido en Ayacucho debido a los desplazamientos de población derivados de los años de violencia a causa de la presencia de la organización terrorista Sendero Luminoso, en las décadas de 1980 y 1990.

Baztán destaca las propiedades del "charqui" de sangre, preparado de acuerdo con la receta tradicional andina, y precisa que una cucharadita del polvo de la sangre seca, distribuida en la papilla del bebé, permite satisfacer sus necesidades diarias de hierro.

La organización trabajó con el personal sanitario de los centros de salud para fortalecer su capacidad de medir el nivel de hemoglobina en la sangre de un millar de menores de 3 años, así como con familias beneficiarias de programas de protección social, "los más pobres, entre los pobres".

Identificó a madres líderes dentro de su comunidad para que contribuyeran a difundir buenas prácticas de alimentación, higiene y estimulación temprana de los niños en el hogar.

Al mismo tiempo, en coordinación con las autoridades sanitarias de Perú, se desarrolló una estrategia de comunicación, de la que se beneficiaron más de 20,000 personas, por la que se difundieron mensajes a través de las radios comunitarias y se distribuyó información impresa en los centros de salud en dos idiomas (quechua y español).

No hay comentarios:

Publicar un comentario