martes, 9 de agosto de 2016

Bebés pueden consumir pescado desde los seis meses de edad


A partir de los seis meses de edad se puede introducir el pescado en la alimentación del bebé, ya que junto a otros alimentos le aportará los nutrientes necesarios para lograr un crecimiento y desarrollo saludable.

Así lo explicó la nutricionista del Programa Nacional “A Comer Pescado” del Ministerio de la Producción, Liliana Vargas, quien indicó que se debe inicar con darle carne de pesado blanco al vapor, al horno o sancochado, sin sal  y desmenuzado, cuidando que no tenga espinas.

“La introducción de este alimento debe hacerse en cantidades pequeñas, probando su tolerancia. Entre los pescados blancos tenemos a la merluza, la lisa, corvina, cojinova, entre otros”, dijo.

En tanto, los pescados azules cocidos, desmenuzados y sin espinas se pueden introducir en la alimentación del bebé a partir de los nueve meses, pero de manera gradual, como bonito, jurel y caballa. Estas especies son una excelente fuente de Omega 3 (DHA y EPA), una grasa esencial ideal para el desarrollo de la memoria e inteligencia del niño.

“Es importante no suspender la lactancia materna mientras se introducen los alimentos complementarios. Se puede iniciar con dos comidas al día, sumadas a la leche materna”, precisó la nutricionista.

Los pescados son alimentos de fácil digestión y aportan múltiples beneficios para la salud de los niños. Son ricos en proteínas, vitaminas y minerales como el hierro, necesario para combatir la anemia y la desnutrición.

“Si compramos pescado fresco hay que fijarnos en que los ojos sean brillantes y no estén hundidos, que la piel sea brillante y firme, que las agallas sean de color rojo y que el olor que desprenda sea agradable, a mar. El pescado se deteriora rápidamente, de modo que si no se va a consumir en las 24 horas siguientes, lo mejor será congelarlo”, destacó la especialista.

Las conservas de pescado se pueden introducir en la alimentación a partir de los 12 meses de edad, no antes, debido a que contienen sodio.

“Nunca se debe comprar conservas en latas con abolladuras y tampoco aquellas que están hinchadas, pues eso podría ser síntoma de contaminación. Hay que fijarse siempre en la fecha de vencimiento del envase y que cuente con registro sanitario”, puntualizó.

No hay comentarios:

Publicar un comentario