miércoles, 29 de marzo de 2017

Trujillo: una esperanza nace en los refugios para damnificados por huaicos


En una de las carpas ubicadas en el polideportivo del centro poblado El Milagro, en el distrito trujillano de Huanchaco, región La Libertad, que sirve de refugio para los damnificados por los huaicos una gran esperanza ha nacido.

Se trata de Esperanza Victoria, una bebé cuya llegada al mundo ha llenado de alegría los corazones de los 200 refugiados de este lugar, y los ha hecho olvidar por un momento el dolor de haber perdido sus viviendas a consecuencia de la furia de la naturaleza.

A Seni Cecilia Rodríguez Alcalde le vinieron los dolores del parto la noche del sábado, pero prefirió guardar silencio porque no quería que sea atendida por un médico hombre. Y es que pese a ser su sexto embarazo, esta mujer de 28 años, moría de la vergüenza.



Sin embargo, cada minuto que pasaba Esperanza Victoria se acomodaba mejor para conocer por fin las voces que les hablaban todos los días cuando estaba en la barriga de su mamá. Ella nació en la posta de salud del centro poblado El Milagro en la madrugada del domingo. Peso 3 kilos con 300 gramos, mucho más que sus cinco hermanos mayores.

Seni fue dada de alta la noche del lunes y regresó a la carpa de refugio donde culminó sus últimos días 18 días de gestación, para presentarle a sus otros cinco hijos a la nueva integrante de la familia. Ella ahora estará con sus seis hijos, a la espera su esposo quien dice está trabajando lejos.

“Estuve a punto de morir junto a uno de mis hijos de seis años cuando se derrumbó mi casa por las lluvias, incluso yo me caí y temí perder a la criatura; por eso mi nueva hija representa una nueva esperanza para nosotros y la victoria de seguir adelante pese a las dificultades”, recuerda Seni Cecilia mientras acaricia la pequeña cabecita de su hija.

Algunas personas llegan hasta el Polideportivo de El Milagro para dejar pañales, ropita, colchas, colonias y talcos para bebé. Seni está más convencida que nunca sobre esa frase popular que dice que un bebé siempre viene con pan bajo el brazo.

En el distrito de Huanchaco se han acondicionado tres albergues, donde unas 600 personas, de los cuales casi 400 son niños, que perdieron sus viviendas a consecuencia de las lluvias y el desborde de la quebrada El León.



“En estos refugios se les brinda un techo, alimentación y ropa de donación. Aquí estarán de manera temporal hasta se pueda acondicionar un terreno para que esta población sea reubicada. Ya hemos sugerido algunos terrenos y esperemos que el Gobierno Regional de La Libertad nos ayude”, indicó el alcalde de Huanchaco, José Ruiz.

El burgomaestre que se comprometió a ser el padrino de Esperanza Victoria aseguró que se seguirá trabajando de la mano de todos los niveles de gobierno para poder ayudar a las 1,200 personas que resultaron damnificadas.

(FIN) Agencia Andina

No hay comentarios:

Publicar un comentario