jueves, 4 de mayo de 2017

Funcionarios brasileños señalan que Alan García fue pieza clave para sus negocios


José Dirceu, ex primer ministro del ex presidente Lula da Silva, y dos altos ejecutivos, José Antunes Sobrinho, dueño de la empresa Engevix, y Gilberto de Azevedo Branco Valentim, presidente de Galvão Engenharia, confesaron ante el juez Sergio Moro que el ex presidente Alan García fue un contacto importante para sus negocios durante el gobierno aprista entre 2006 y 2011, según señala el portal Ojo-Publico.com.

Las declaraciones de los implicados, según el citado portal, se realizaron en la ciudad de Curitiba, en el Estado de Paraná (Brasil), entre fines del 2015 e inicios de 2016.

En sus declaraciones, vía teleconferencia, Valentim –acogido a la delación premiada– dijo que su compañía necesitaba del respaldo político para ganar el proceso de adjudicación de una obra en Perú.



REUNIONES

“La reunión con el presidente Alan García fue un punto importante (…) porque una parte del financiamiento no iba a sostenerse sin que el Gobierno Central ponga dinero en el proyecto”, explicó Valentim, en alusión a un proyecto de ingeniería en Tumbes.

Según Ojo-Público.com, por aquellos años Galvão Engenharia contrató como consultores al ex primer ministro brasileño José Dirceu y a Zaida Sisson (esposa de un ex ministro aprista) para expandir su presencia en el mercado peruano.

“Yo personalmente estuve con el presidente Alan García gracias a las consultorías para pedirle (…) un complemento financiero por parte del Gobierno Central”, explicó Valentim.

Por su parte, José Antunes Sobrinho (condenado a 21 años por el caso Lava Jato) confesó similar situación y también contrató a Dirceu.

“Conocí a José Dirceu en un viaje a Lima. Nosotros ya teníamos una serie de contratos pequeños de consultoría de ingeniería en Lima, pero el doctor Gerson (Almada, socio de Dirceu), por su relación con el presidente Alan García, por sus relaciones en el país, podría ayudarnos”, añadió.




AYUDAMOS A GARCÍA


En tanto, Dirceu (condenado a 32 años de prisión por delitos de corrupción y lavado de dinero en el caso Lava Jato) también habló de sus contactos con García a quien dijo conocer desde hace varias décadas.
“El presidente Alan García, cuando dejó el (primer) gobierno, tuvo una serie de problemas. Yo lo ayudé junto con el general Omar Torrijos, que fue presidente de Panamá, y el gobierno de Cuba para que abandone el Perú”, señaló en referencia a la salida de García tras al autogolpe de 1992.

En contraparte, el legislador Jorge del Castillo rechazó que el ex mandatario haya sido hombre clave en los negocios de firmas brasileñas en el Perú. Señaló que la empresa Galvão Engenharia no ganó ninguna obra en el país “en ninguna parte del Perú”. Además, indicó que no hay “ninguna referencia a algún acto ilícito”. Negó que José Dirceu haya apoyado la salida de Alan García tras el autogolpe de Fujimori 1992. “Eso es absolutamente falso”, anotó a Perú21.



DATOS

  • Según Hildebrandt en sus trece, las siglas AG que aparecen en la pág. 76 de un informe de la Policía Federal de Brasil hacen referencia a García.
  • El portal Ojo-Publico.com indicó que identificó por lo menos 10 veces las mismas siglas en la agenda de Marcelo Odebrecht.
  • En su testimonio ante la justicia brasileña, García negó haber tratado con Dirceu cualquier asunto relacionado a los intereses de firmas de ese país.


(FIN) Perú21

No hay comentarios:

Publicar un comentario