viernes, 21 de julio de 2017

El agua en un mundo en calentamiento

Jithiqaña llajma, Sapachaña uma


Por: Almendra del Rosario Pinto Villanueva, Comunicadora Social

Fuente:  Área de Conservación Regional Vilacota Maure. Tacna - Perú. 2016

Agua, indispensable para la vida. Es el líquido elemento que más abunda en la Tierra y el único que se encuentra en la atmósfera en estado líquido, sólido y gaseoso, que, además interviene en todas las funciones vitales de plantas, animales y, por supuesto, de los seres humanos. Pero, el 3% de agua en el planeta es dulce y solo el 1% de esta agua es consumible.

El crecimiento desmedido de la población mundial, el cambio climático causado por  el calentamiento global y el inevitable derretimiento glaciar en nuestro país han originado la desaparición de antiguas fuentes de agua dulce en nuestro territorio.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), una persona necesita mínimo 50 litros de agua al día para beber, alimentarse y asearse, pero mientras a algunos en nuestro país les sobra, a la mayoría le falta, pese a que el Perú ocupa el 8vo lugar en recursos hídricos a nivel mundial…

Una realidad reflejada en el Informe Regional publicado por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) en el año 2010, donde se revela que el Perú es el país latinoamericano con mayores niveles de desigualdad en cuanto al acceso al agua potable en el hogar.



La gestión y distribución del agua en el país es injusta, inequitativa y beneficia a los grandes grupos económicos, ocasionando que, miles de familias se expongan diariamente a enfermedades como diarreas, hepatitis, fiebre tifoidea, cólera, entre otras, al conseguir agua a través de: pozos, camiones cisterna o ríos, lo que repercute en el desarrollo físico e intelectual de dicha población.

Se critica al Estado por seguir otorgando concesiones mineras, hidroeléctricas, forestales, de hidrocarburos, que ponen en peligro el suministro y la calidad del agua, pero somos los mismos peruanos los que no protegemos este tesoro natural, quienes la contaminamos, la malgastamos con nuestros hábitos y costumbres, y quiénes aún consideramos que es inevitable el uso de agua para disfrutar de los carnavales, año tras año, sin cooperar con su cuidado.


El cuidado del agua es el deber de todo aquel que la consume. El agua es un derecho humano y un bien común; sí, el Estado Peruano debe cumplir con sancionar a los que contaminan y destruyen las fuentes de agua, pero la responsabilidad no es solo suya.

El apoyo de la población es vital para que el agua no se desperdicie. Entre las soluciones para el correcto aprovechamiento del elemento hídrico tenemos: La implementación de talleres de educación ambiental que inculquen en niños, niñas y adolescentes el cambio de modelos de consumo y estilos de vida, concientizándolos sobre el problema a tratar; desarrollar y poner en práctica mejores políticas y reglamentos a nivel local, regional y nacional, para la fiscalización y el correcto aprovechamiento del agua; luchar contra la contaminación de ríos y mares, a través de innovación y tecnología, apostando por la inversión en institutos y universidades en temas de calidad de agua y proyectos hidráulicos en todo el país para construir reservorios de agua en lugares estratégicos y almacenar las precipitaciones durante la época de lluvias, y finalmente, la desalinización del agua de mar.

Recuerda, ser parte del cambio depende de ti. El Perú te necesita.


Fuente:  Campaña de Limpieza de Playas organizada por la Gerencia Regional
 de Recursos Naturales y Gestión del Medio Ambiente. Tacna - Perú. 2016.
         

No hay comentarios:

Publicar un comentario