lunes, 31 de julio de 2017

Revolución de energías limpias / The Clean Energy Revolution

Por: Almendra Pinto Villanueva , Comunicadora Social


El Perú es uno de los países con mayor diversidad ecológica en el planeta y el tercer país más vulnerable al cambio climático en el mundo, según la  carta  abierta publicada en la revista Nature Geoscience en el año 2011.

A lo largo de la historia peruana, algunas de las actividades económicas causantes de la reducción y el colapso de recursos han sido: a) Extracción directa de recursos naturales como: el guano de las islas, salitre, caucho, anchoveta y minerales, b) Insostenibles prácticas agrícolas que ocasionaron la infertilidad de suelos y la desertificación, el c) Crecimiento desmedido de la industria maderera y de hidrocarburos y el d) Crecimiento demográfico y la migración nacional.

El Estado peruano debe promover el desarrollo sostenible basado en la  interacción y búsqueda del equilibrio entre la eficiencia económica, la equidad social y la conservación del ambiente.




Una estrategia de mitigación de los efectos del cambio climático  debe apoyarse en los beneficiarios locales y estar correlacionada con el crecimiento económico, la gestión de los recursos renovables y no renovables y sus impactos sobre la calidad ambiental local, para reducir los impactos producidos.
Es decir que, se trata de mejorar la calidad de vida de las personas a partir de un manejo responsable y sostenible de los recursos naturales.

Intercambiar las fuentes de energía tradicional por una fuente de energía más “limpia” y natural es elegir una mejor tecnología, que ha convertido el aprovechamiento del viento, las olas y el sol, en opciones viables, que pueden reducir la necesidad de quemar combustibles fósiles y así ayudar a mitigar el cambio climático.

Una de las alternativas de rápida adopción a nivel mundial sería aumentar el uso de estas nuevas formas de energía, hasta que se establezca al menos el 30% del uso de electricidad, para que las ciudades y los países abandonen la energía de combustibles fósiles en 2050, y que al menos el 15% de todos los vehículos nuevos vendidos sean eléctricos.




Según explican, destacados científicos y diplomáticos, si se reducen las emisiones de CO2 de forma permanente para el año 2020, evitaremos los  catastróficos efectos  del cambio climático, que incluyen una rápida deforestación, inundaciones causadas por el aumento del nivel del mar e impredecibles cambios climáticos que podrían afectar a la agricultura y afectar la vida en las costas, donde vive la gran mayoría de la población.

Los desafíos del Perú en esta transición hacia una economía verde e inclusiva son: Preservar los bosques, su biodiversidad y patrimonio cultural buscando el beneficio de las comunidades locales y nativas, actualizar el marco institucional y legal nacional para movilizar la participación del gobierno, el sector privado y la sociedad civil alrededor de la visión al año 2050.

Es una tarea difícil, pero necesaria para impulsar de una manera decidida y firme el desarrollo del país, y con ello no solo producir energía limpia y sostenible, sino también aprovechar el efecto social positivo por la capacidad que tienen las energías renovables para generar empleos, generar paz social y ser una fuentes de energía gratuita.

No hay comentarios:

Publicar un comentario