miércoles, 15 de agosto de 2018

Oasis tacneño





Bofedales en el trayecto al Centro Poblado Alto Perú, junto a la Laguna Blanca, la laguna más austral del Perú.

Por: Almendra Pinto, Comunicadora Social


El departamento de Tacna cuenta con el Primer Observatorio Territorial a nivel nacional, el cual busca la participación de los 04 agentes que existen en la sociedad: Sector público, sector privado, academia y sociedad civil; a través de la organización ciudadana con previo conocimiento de la realidad económica, política y social de la región.

Este Observatorio Territorial expone indicadores específicos con información clara, sencilla y directa, que permite su fácil comprensión.

Dichos indicadores están ligados directamente al cumplimiento de los ODS hasta el año 2030, pero… ¿Qué son los ODS?

Pues, los Objetivos de Desarrollo Sostenible, conocidos por sus abreviaturas ODS, son 17 objetivos que significan una reforma en las agendas de 195 Estados Miembros de las Naciones Unidas.

¿Qué relación tienen los ODS con Tacna?


En el año 2015 se realizó la Cumbre de Desarrollo Sostenible (ODS), cuya finalidad fue orientar la política de desarrollo y las prioridades de financiación durante los próximos 15 años, comenzando con una promesa histórica de erradicar la pobreza extrema, en todas partes y para siempre; mejoras en la salud y el bienestar de las personas, poniéndolas en el centro del desarrollo, con un enfoque de derechos que busca un desarrollo sostenible global.

Según el Instituto Nacional de Estadística e Informática, en la última actualización censal, al día 30 de junio del 2018, Tacna cuenta con una población de 354 158 habitantes, ocupando el puesto 18° en la Tabla de distribución poblacional a nivel departamental.


Fuente: Instituto Nacional de Estadística e Informática 
Y como resultado de la Encuesta Nacional de Hogares (ENAHO), nuestra ciudad presenta en promedio a un 13,4% de población que vive bajo el umbral de la pobreza.
Aumentó la población y disminuyó la pobreza, pero continúa la escasez hídrica de siempre, y sin agua no hay escapatoria a la pobreza… El agua es fundamental para mejorar el sistema de salud, educación o igualdad.
Y el Objetivo de Desarrollo Sostenible que puntualiza la solución al problema hídrico que atravesamos es el ODS 6: Garantizar la disponibilidad de agua y su gestión sostenible y el saneamiento para todos.
Estas son las conclusiones del panorama global del agua captado por un informe de la Organización Mundial de la Salud y UNICEF durante el año 2013:
  • Casi 2/3 de la población mundial tenía acceso a instalaciones mejoradas de saneamiento, cerca de 1 900 millones de personas más que en el año 1990.
  • 2 500 millones de personas no tenían acceso a servicios de saneamiento mejorados, de los cuales 761 millones usaban servicios de saneamiento público o compartido, y 693 millones instalaciones que no cumplen las normas mínimas de higiene.
  • En el 2011, 1000 millones de personas seguían defecando al aire libre, siendo el 90%, en zonas rurales. A finales de ese mismo año, el 89% de la población mundial utilizaba una fuente mejorada de agua potable, y el 25% tenía una red de agua corriente en el hogar. Esto indica que alrededor de 768 millones de personas carecen de fuentes mejoradas de agua potable, de las cuales 185 millones dependen de las aguas superficiales para sus necesidades diarias.

Estamos hablando de saciar las necesidades básicas diarias para asegurar calidad de vida y la dignidad humana.
Fuente: Instituto Nacional  de Estadística e Informática
Y en Tacna, recibir agua de manera regular es un privilegio que nadie tiene.
En el año 2017, el 94,8% de hogares tacneños contaban con abastecimiento de agua por red pública, 99,2% a nivel urbano y el 70,7% a nivel rural.
Mientras que el 88,3% de hogares cuenta con servicio de alcantarillado, y aquí la diferencia es muchísimo más notoria, ya que el 96,2% a nivel urbano y solo el 44,9% a nivel rural.
¿Qué quieren decir estos datos? Estos porcentajes apuntan a las otras 03 provincias que conforman nuestra región en las que el acceso universal y equitativo al agua potable a un precio asequible sigue siendo una utopía.
Briseida Portugal, Especialista en análisis socioeconómico, nos comenta que en el Observatorio Territorial de Tacna, se encuentran mapas temáticos en los que se focalizan algunos problemas de la región, y en el caso específico del ODS 6, con respecto a la cobertura de agua y saneamiento.

Foto: Briseida Portugal Cabana, Especialista en análisis socioeconómico. Año 2018
“Hay que ser muy cuidadosos con esto. No se trata de decir ‘Voy a llevar agua potable y red de alcantarillado hasta la última casa de Candarave’, porque la geografía del territorio no te permite hacer esto, y si lo hace es a un costo muy elevado, y lo que tienes que empezar a ver son alternativas. ¿Cómo puedo yo darte un mejor servicio de saneamiento al que tienes actualmente? En el caso de las provincias de Tarata y Candarave, zonas rurales, no tienen saneamiento por alcantarillado público, ni siquiera tienen un pozo séptico, al que sí podrán darle mantenimiento. La mayoría tiene un pozo ciego o letrinas, con conexión a rio o acequias. Muchos de los colegios y locales escolares tampoco tienen alcantarillado, tampoco tienen acceso a red pública”, refirió.
Si bien es cierto, Tacna es una zona en la que no existe pobreza, por lo tanto, presentamos mejores indicadores a nivel nacional, cuando el gobierno central organiza el presupuesto, como región se presenta una brecha menor, pero a nivel de provincias si es notoria la brecha que existe para el acceso a servicios básicos de agua, electrificación y alcantarillado.
Presentamos un déficit del recurso hídrico muy grave, y pese a esto, al año 2016, solamente el 30% de productores agropecuarios cuenta con sistema de riego tecnificado y el resto, riega por inundación. Y esto tiene que ver con el ODS 2: Poner fin al hambre, lograr la seguridad alimentaria y la mejora de la nutrición y promover la agricultura sostenible
Briseida Portugal, mostró preocupación en sus declaraciones con respecto a la situación de las provincias de Tarata y Candarave, pues en el caso de Tarata, durante el 2013, el 72,7% de las viviendas tenían agua por red pública, el 22,8% se abastecía de agua de rio o acequia y el 48% contaba con el servicio de alcantarillado, mientras que en Candarave, solo el 35,3% tenía agua por red pública y el 62%, de agua o acequia.
El agua proveniente de ríos, acequias y otros afluentes podría encontrarse contaminada con heces fecales, desechos y también minerales.
Claudio Ramírez, Director regional de Salud – Tacna, expuso exámenes de laboratorio realizados en el 2018 que demuestran que el agua tiene 0.070 miligramos de arsénico por litro cuando el máximo permitido es 0.010 miligramos, reafirmando así que en las zonas andinas de la región se consume agua con altos niveles de arsénico por la falta de plantas de tratamiento de agua potable, por lo cual se hizo una denuncia pública interpuesta este 26 de abril, por parte de la Dirección Regional de Salud de Tacna (DIRESA) contra los representantes de la Entidad Prestadora de Servicios de Saneamiento (EPS) Tacna por presuntamente distribuir agua con metales pesados, incurriendo presuntamente en el delito de contaminación ambiental.


Dirección de Salud presenta nueva denuncia contra la EPS por agua contaminada
Foto: Dr. Claudio Ramírez, Director Regional de Salud. Fuente: Diario Correo Tacna
El consumo de arsénico origina bebés macrosómicos, tras una gestación complicada; anemia, ya que dicho metal capta todos los nutrientes en el organismo humano, impidiendo que el cuerpo los aproveche, y diversas enfermedades cancerígenas.
Aproximadamente el 75% de la población en la región ha visto por conveniente instalar un tanque elevado para asegurar así el recurso hídrico en su hogar, sin embargo, esto no asegura que sea agua de calidad, debido a que muchas veces no se le da el mantenimiento correspondiente al tanque o cañerías, ocasionando que tenga niveles inadecuados de cloración. Y quienes no cuentan con los recursos suficientes para la compra de estos tanques, optan por la adquisición de barriles o baldes que suelen convertirse en focos infecciosos para la aparición de enfermedades como el dengue o infecciones gastrointestinales.
Son varios los factores relacionados al agua, el saneamiento y la higiene que afectan también el derecho a la educación de la infancia, lo que pone en el peligro el cumplimiento del ODS 4: Garantizar una educación inclusiva, equitativa y de calidad y promover oportunidades de aprendizaje durante toda la vida para todos, porque si no se goza de una buena salud, los niños y niñas no podrán desarrollar su potencial.
UNICEF da énfasis a la necesidad de incentivar la higiene y suministrar instalaciones para el abastecimiento de agua, saneamiento y el lavado de manos en las escuelas, por la importancia de estos centros de estudio para fomentar las buenas prácticas del cuidado del agua y el bienestar de la niñez. Los centros de estudio también funcionan como piezas clave en la generación del cambio por medio de la transmisión de conocimientos útiles para la vida en cuestión de salud e higiene, haciendo un efecto de réplica.
Muchas instituciones de la zona altoandina de Tacna cuentan con instalaciones sanitarias inadecuadas e incluso la ausencia absoluta de letrinas y de agua apta para el consumo humano.
Mapa de Administración Local de agua Caplina - Locumba. Fuente: Autoridad Nacional del Agua (ANA)

¿De dónde proviene el agua para Tacna?

Los deshielos de la Cordillera del Barroso alimentan las 04 cuencas hídricas que abastecen a la región Tacna: Maure, Locumba, Caplina y Sama. Y más del 90% de la población tacneña vive en la cuenca del río Caplina.
Mapa de Administración Local de agua Caplina - Locumba. Fuente: Autoridad Nacional del Agua (ANA)


El manejo adecuado de los recursos naturales es de suma importancia para mantener los componentes de los ecosistemas estables, sin sobrepasar sus límites naturales y producir su degradación o desaparición. 



En las zonas altoandinas, se tiene un área de aproximadamente 509 381 hectáreas de bofedales o humedales altoandinos, lo que corresponde al 6,9% del total de humedales del territorio peruano. Estos bofedales abarcan el 2% del territorio altoandino y el 0,04% del territorio peruano, según un informe elaborado por la Autoridad Nacional del Agua en el 2010.



La importancia de conservar estos ecosistemas se debe a su capacidad para almacenar agua y regular el ciclo hidrológico de ríos, lagunas y manantiales. Además, proveen productos de subsistencia para los pobladores locales, como la producción de pasturas para el ganado, plantas medicinales, desarrollo y fortalecimiento del ecoturismo para observadores de aves, etc.

Los humedales altoandinos son considerados ecosistemas frágiles debido a su alta vulnerabilidad al cambio climático y a perturbaciones antrópicas.

El Área de Conservación Regional Vilacota Maure estableció diversos objetivos en su Plan Maestro, entre los cuales se encuentra el proteger las cabeceras de la región a través de la conservación.

Tabla 1. Servicios y funciones ecosistémicos de los bofedales (Adaptada de Arenas y Pinedo, 2013)

Los bofedales de la zona altoandina de Tacna están siendo afectados porque el agua que debería llegar naturalmente a ellos estaría siendo desviada por el PET. 

El cuestionado Proyecto Especial Tacna - PET fue creado hace 34 años, para formular y ejecutar proyectos que dieran solución a la escasez hídrica en la región, sin embargo, pocos han sido los resultados que la población presenció, dejando un sinsabor y un cuestionamiento acerca de su real funcionamiento. 

Desde el primer mandato del ex presidente Alberto Fujimori (1992), la construcción del canal Calachaca - Huaylillas Sur, II etapa del proyecto Vilavilani I, demandó más de S/.80 millones y su objetivo fue asegurar el abastecimiento del recurso hídrico para el consumo humano, agrícola, industrial y pecuario de Tacna; sin embargo, tras culminar los trabajos, esta construcción se encuentra abandonada, sin utilidad aparente, generando malestar en la población.

Luego,el proyecto Vilavilani II fase I, proponía el trasvase de aguas superficiales de las zonas altoandinas de Puno para trasladar el líquido elemento hasta Tacna, y tiene entre sus componentes la construcción del canal de conducción Vilachaullani y la planta de bombeo de Ojos de Copapujo. Ambas están valorizadas en más de 125 millones de soles. 

Sin embargo, hace 2 años, el consejo regional publicó en el diario El Peruano la ordenanza Nº007-2015-CR, que dispone la desactivación y liquidación del Proyecto Especial Tacna, porque consideraron que el PET no cumplió su función y ha tenido pérdidas económicas millonarias en obras por corrupción. 



 Pobladores de Alto Perú manifiestan la situación real que viven  frente a la escasez de agua en su comunidad y comparten sus opiniones sobre las obras realizadas por el Proyecto Especial Tacna.


Los humedales altoandinos o bofedales son ecosistemas con características físicas, químicas y biológicas únicas, que interactúan entre sí para dar lugar a funciones que proveen bienes y servicios de importancia para el ambiente y el hombre. A pesar de ello, son considerados por la Convención RAMSAR (Convención sobre los Humedales de Importancia Internacional) como ecosistemas altamente frágiles por su exposición a presiones naturales, como el cambio climático, sequías prolongadas y contaminación natural de las aguas que llegan a ellos; y antropogénicas, como el sobrepastoreo, extracción de pastos/turba, infiltración del drenaje ácido de minas, entre otros.

El Programa de Pequeñas Donaciones (PPD) es una iniciativa global del Fondo para el Medio Ambiente Mundial (GEF), implementada por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) en más de 125 países. El PPD nació hace 25 años para demostrar que pequeñas iniciativas comunitarias locales pueden lograr un impacto positivo a nivel de los problemas ambientales globales, y a la vez mejorar el bienestar y los medios de vida de sus habitantes.

Entre el 2017 y el 2020, el PPD en Perú focaliza su intervención en cuatro territorios o “paisajes” alto Andinos, en parte de las regiones Arequipa, Cusco, Puno y Tacna. 

En el Perú, el tema de servicios ambientales (SA) o servicios ecosistémicos (SE) es relativamente nuevo, pero ha tomado mayor importancia porque se están convirtiendo en indispensables para el desarrollo del país y de las regiones. Esto supone aplicar estrategias de planificación para la conservación, recuperación o mantenimiento de ecosistemas y asegurar la explotación de recursos naturales de manera sostenible para el bienestar de las poblaciones actuales y futuras. Recientemente, el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) junto con el MINAM, han publicado los lineamientos para la formulación de proyectos de inversión pública en diversidad biológica y servicios ecosistémicos, llamadas "PIP verdes".

El cambio climático está ejerciendo presiones sobre todas las reservas de agua en el mundo. Esto se debe, particularmente, al aumento de la temperatura e intensidad de la radiación ultravioleta (RUV) sobre la superficie terrestre, ocasionado por la pérdida de la capa de ozono, que alcanza sus máximos valores por encima de los 3000 m.s.n.m., como en los ecosistemas altoandinos. 

El cambio climático está acelerando el proceso de derretimiento de los glaciares y afectando considerablemente los ciclos hidrológicos a nivel de cuencas, que son regulados por las lagunas y ríos ubicados en sus cabeceras y, especialmente, por los bofedales. Tan solo en la región Andina de América Latina, la cobertura glaciar se ha reducido en un 22%, y con ello se ha perdido cerca del 12% del volumen total de reserva de agua dulce. Otra de las presiones que ejerce el cambio climático sobre los bofedales es la alteración del calendario e intensidad de lluvias en la zona altoandina y una notable disminución de las escorrentías. Esto provoca que los pastos se sequen y se desprendan de la tierra fácilmente a causa de los vientos, lo que lleva a una tierra descubierta que acelera la erosión de los suelos altoandinos.

¿Y qué pasa en la costa tacneña?


Nuestra región representa al 60% de la producción de aceitunas en todo el país. La Yarada, es el valle costero que agrupa la mayor cantidad de olivos en Tacna, actualmente existen cerca a 1500 pozos de agua y solo 150 son legales. 

Estos pozos se abastecen de agua del subsuelo, lo cual ha provocando intrusión marina, que es el ingreso de agua de mar al acuífero de este valle, pues estudios preliminares revelan un descenso del acuífero entre 60 cm y 1.20 m, lo que demuestra que dicha agua ha comenzado a mezclarse con la reserva dulce, perjudicando la calidad de las tierras y poniendo en riesgo la producción agrícola.

En los últimos años, ha aumentado la perforación de pozos ilegales destinados al agro y consumo humano. La Autoridad Nacional del Agua en reiteradas ocasiones ha hecho intervenciones para la clausura de los mismos, enfrentándose incluso a situaciones violentas, pues en el año 2006, un funcionario del ANA, que pretendía cerrar las excavaciones sin permiso, fue agredido por los invasores, quienes lo dejaron en estado grave al atacarlo con un pico en la cabeza.

La mayoría de agricultores de la zona siguen usando el método de riego por gravedad o inundación y solo el 30,5% emplea el sistema de riego tecnificado.


Lomas de Tacahuay 


Las lomas de Tacahuay, un ecosistema frágil y prioritario para la conservación de la diversidad biológica en la costa próxima al litoral de la región de Tacna, tienen una extensión superficial de 1 703.35 ha. 

La formación geológica del sitio se genera por la elevación de rocas intrusivas producto de choque de la placa Continental con la placa de Nazca alcanzando los 1530 m.s.n.m, generando el ecosistema un clima húmedo, con constantes neblinas que permiten la coexistencia de diversas especies de flora y fauna, difiere en especies de acuerdo a la gradiente altitudinal, habiéndose registrado un total de 48 plantas a nivel de especie, 42 a nivel de género y 26 a nivel de familia.

Las familias con una mayor representación a nivel de inventario florístico fueron Cactaceae (7 especies), Asteraceae (4 especies) y Verbenaceae (3 especies), las zonas de vegetación están conformadas por tres tipos de vegetación: Suculentas de tipo cactáceas, bosques de Tara silvestre, matorral de lomas; la fauna es diversa se han registrado 29 especies de aves entre las principales especies de avifauna se encuentran el aguilucho, el águila mora, chotas, buitre americano, tórtolas, cernícalos, halcón plomizo; también se ha registrado grupos de mamíferos como guanacos, comadrejita común, el murciélago orejón andino, zorro andino, zorro gris y grupos de especies anfibias y reptiles.

En el año 2015, la ONG Asociación Civil Labor, financiada por la Comunidad Europea, entregó a la Municipalidad Distrital de Ite, el Proyecto de ‘‘Adaptación Mitigación al Cambio Climático de Zonas Costeras’’, el cual buscaba la recuperación de las Lomas de Tacahuay mediante la instalación de "atrapanieblas" en la zona, las cuales permitían convertir la niebla en agua, para almacenarlo en un reservorio y luego ser distribuido vía goteo a las 1900 plantaciones de tara ubicadas en unas 15 mil hectáreas. 

Antes del proyecto, la zona se encontraba en un colapso ambiental inminente, afectada por la sequía, haciendo que sea imposible la existencia de plantaciones y animales. Y, lamentablemente, el proyecto fue entregado y abandonado por la Municipalidad Distrital de Ite.


Aún hay esperanzas...


Sin embargo, hace unos meses, el proyecto ‘'Acceso de agua a través de atrapanieblas'’ que ocupó el segundo lugar en el concurso Desafío Google 2017, inició su implementación la asociación agropecuaria El pedregal, ubicada en el límite de los distritos de Pocollay y Calana, en las laderas del cerro Arunta, la cual  culminará en diciembre de este año.

Los representantes de la ONG '‘Movimiento Peruanos Sin Agua'’ informaron que todo será monitoreado por Google, y su objetivo es transformar 53 hectáreas de terrenos áridos en áreas que serán aprovechadas para el cultivo. 

Más de un centenar de familias serán las beneficiadas, puesto que las mallas condensarán la niebla y luego el agua captada se transportará mediante una red de canales para luego ser depositada en tanques. 


Atrapanieblas instalado en los distritos de Pocollay y Calana. Fuente: América Televisión


Tacna, al ser considerada una región sin pobreza, recibe presupuesto limitado por parte del Estado Peruano para la destinación de proyectos de gran envergadura.

Pero existen iniciativas y proyectos del sector privado por conservar los ecosistemas de la zona altoandina y contribuir al abastecimiento natural del recurso hídrico en la región.

Es realmente necesario que, en los instrumentos de gestión que se implementen, se incluyan lineamientos de participación activa dirigida a las comunidades que habitan en estos ecosistemas, facilitando y haciendo más sostenible cualquier tipo de mecanismo de acción que se requiera aplicar en la zona, y que, la construcción de canales y otras infraestructuras se realice en base a pasos de fauna para evitar el quiebre del ecosistema andino, comprometiendo así a las autoridades locales, para que los 4 agentes sociales trabajen en conjunto en función al cumplimiento de los ODS, ya que la naturaleza no entiende de fronteras, y Tacna tampoco.


No hay comentarios:

Publicar un comentario